Experiencias


Sus historias

gema

“No queríamos vídeo de nuestra boda hasta que conocimos a Mónika. Siempre habíamos descartado la idea porque queríamos una boda íntima y natural en la que los invitados pudieran disfrutar sin tener delante una persona con una cámara enorme rodeada de artificios. Cuando vimos a Txina primera vez en el madrileño Café de Oriente supimos que nos había tocado la lotería. Ella es ilusión, felicidad, pura pasión y buen rollo. Estuvo implicada en todo el proceso de preparación y, cuando por fin llegó el día, superó todas nuestras expectativas. Cumplió con aquello que nos dijo de “mi objetivo es que no me veáis”, y así fue. Solo recordamos sus sonrisas, sus consejos (¡menos mal que me puse las fundas en los tacones, nena!) y su cara de ilusión en los momentos más especiales. Para nosotros no fue la videógrafa de nuestra boda sino aquella invitada del vestido vaporoso con una cámara en la mano que todo el mundo confundió con una amiga más. Y así lo sentimos todos. De hecho, una de nuestras abuelas quiere que la invitemos a una paella…!
Sabíamos que era una artistaza pero, cuando recibimos su trabajo, nos dejó boquiabiertos. Captó todos los pequeños detalles, ensalzó los mejores momentos y los envolvió de sensibilidad y belleza. Cada vez que vemos el vídeo somos más conscientes de las horas que hay detrás de edición, de perfeccionamiento y de amor a su trabajo para contar, como ella quería, nuestra historia. Aunque creemos que el mayor valor de Txina es que, cada trabajo suyo que ves, no está prefabricado con las mismas escenas, el mismo tipo de música o el mismo movimiento de cámara como si fueran piezas de uno coche recién salido de fábrica. Sabe adaptarse cual camaleón a la personalidad de cada pareja. Cada vídeo destila un estilo diferente pero con su sello de identidad. Esto, futuras parejas, no es fácil de encontrar. Esa mágia solo la entramos en ella. “

 

-Luis y Gema

 

gema

“Acordarnos de Mónika es pensar en positivo, por su simpatía, su cariño, su encanto y seducción. Gracias a ella el recuerdo de uno de los días más importantes de nuestra vida, no solo permanecerá en nuestra mente, podremos disfrutar de él una y otra vez (como venimos haciendo desde que lo tenemos, una media de 2 veces por semana, jajaja) porque el video muestra las emociones y sensaciones de cada momento tal y como lo vivimos.
Recuerdo el día que te conocimos, en un moderno bar del Madrid más castizo y cómo nos confesaste lo que te había sorprendido que fuese el novio y no la novia quien te hubiera contactado.
Ese mismo día nos cautivaste con tu alegría y pasión por tu trabajo, habíamos hecho la mejor elección, así fue, hoy tenemos el mejor y más bonito video de boda de todas las bodas del Universo.
Gracias por tu profesionalidad, por poner tanto sentimiento en lo que haces.
Es una gozada trabajar contigo, pero aún lo es más saber que te hemos ganado como amiga.
Gracias amiga.

 

Imágen cortesía de María Cano.

 

– Miguel y Geles

MIRIAM_ALBERT

“Conocer a Mónika ha sido de las mejores cosas que nos ha pasado organizando la boda. Siempre digo que ese día fue tan mágico e increíble porque elegimos muy bien quién queríamos que nos acompañara ese día y guardara los mejores recuerdos. Nuestra experiencia con ella ha sido espectacular desde el minuto cero cuando la conocimos. Además de su profesionalidad, su impecable trabajo y su pasión, ella es todo corazón. De ahí su logo, de ahí su amor por lo que hace y de ahí que reciba tanto cariño constante de clientes que después se convierten en algo más. Ella nos ha hecho el mejor regalo de boda: un video precioso, delicado y que nos hace llorar cada vez que lo vemos (y ya van muchísimas!!!). Pero no solo a nosotros, sino a todos los que lo han visto. Y la verdad es que es todo un orgullo decir que ella, con su video, contó nuestra historia para siempre.Solo podemos agradecerte, una vez más, todo lo que has hecho por ese 4 de octubre, por Albert y por mí. Te queremos!!!

 

– Miriam